sábado, 28 de diciembre de 2013

El hombre que olvidó a su mujer


Autor: John O'Farrell
Editorial: Alevosía
ISBN: ISBN: 978-84-15608-46-2
Páginas: 336


Muchos maridos olvidan cosas. Olvidan que esa mañana sus mujeres tienen una reunión importante, se olvidan de recoger la ropa de la tintorería o se olvidan de comprar a su esposa un regalo de cumpleaños...

Pero Vaughan se ha olvidado incluso de que tiene una mujer. Ha olvidado su nombre, su rostro, toda la historia que comparten, todas las cosas que ella le haya podido contar, todo lo que alguna vez él le haya dicho a ella… Todo eso ha desaparecido, se borró en el catastrófico instante en el que Vaughan perdió la memoria. Y ahora que ha redescubierto a su esposa se entera también de que están a punto de divorciarse.

El hombre que olvidó a su mujer es la historia divertida, aguda y emotiva de un hombre al que le pasó exactamente eso. Y que hará cualquier cosa por atrasar el reloj y conseguir una última oportunidad para retomar su vida.


Esta es la historia de un hombre que un buen día olvida su nombre, quién es, a qué se dedica, de dónde viene.
Esta es la historia de una segunda oportunidad, de recuperar los sueños y las ilusiones perdidas.

Vaughan no sabe que se llama así, ni siquiera sabe si tiene amigos o familia. Lo ha olvidado todo y aún no comprende por qué.
Poco a poco irá descubriendo cómo es su vida: él es un triste profesor de instituto, sin ninguna pasión por su trabajo, que imparte clases historia a unos chavales que no le respetan. Además es padre de dos niños preadolescentes aunque no sabe cómo son ni recuerda sus caras o nombres y es también marido de Maddy una mujer, según su opinión, preciosa e increíble pero que lo odia y quiere divorciarse de él.
Vaughan no entiende qué ha sucedido, qué ha hecho mal y se propone firmemente reconquistar a su mujer y recuperar a su familia. Sin embargo irá descubriendo que pese a sus buenas intenciones no es oro todo lo que reluce y que su antiguo yo era una persona que dejaba bastante que desear.

Acompañaremos al protagonista en el redescubrimiento de sí mismo y conoceremos partes de su pasado que nos harán sonreír en más de una ocasión (¡memorable la historia del leprechaun!!).

Seguro que pensáis que la historia no es demasiado original, ya que hay más de un libro sobre personas que pierden la memoria, pero seguro que no tan divertidos como éste, con su punto de ironía, sarcasmo y ¡por qué no! mala leche.

Estoy convencida de que os atrapará desde las primeras páginas como hizo conmigo y que no querréis abandonar el libro hasta saber si todo se resuelve de manera positiva para nuestro protagonista.

Está claro que John O'Farrell sabe contar historias y ya estoy deseando leer algo más de esta autor casi desconocido para mi.


 


10 comentarios:

  1. Justo estaba pensando "otra historia igual", hasta que he llegado a la parte divertida. Aun así creo que la dejo pasar.
    Besls

    ResponderEliminar
  2. Vaya argumento! Ahora mismo no me apetece, pero la verdad es que diferente, es. 1beso!

    ResponderEliminar
  3. No lo conocía pero parece interesante,
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. No me convencía pero a medida que ido leyendo la reseña es otra cosa, no lo descarto.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  5. No me llama mucho la atención.... La voy a dejar pasar.
    Gracias por tu reseña!
    Besos

    ResponderEliminar
  6. El argumento es curioso y has conseguido despertar mi curiosidad. Me gustaría leerlo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. No lo conocía el libro. Y a pesar de ver que lo has disfrutado, no termina de llamarme.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  8. No he leído nada del autor y ni siquiera le había prestado atención. Me gusta lo que opinas de esta novela, me la apunto.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  9. Pues yo sí me había fijado en el libro, y de hecho tengo ganas de hacerme con él. Ya sabes esos libros que lees la sinopsis y dices, así sin motivo, "lo quiero". Y después de leerte, pues lo sigo queriendo ;)

    Besos

    ResponderEliminar
  10. A mi solo por ser divertido ya me atrae, lo que no me gusta es la nota que le has puesto.

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario!