lunes, 3 de febrero de 2014

Los chicos del ferrocarril


 
Autor: Edith Nesbit
Editorial: Berenice
ISBN: 978-84-15441-34-2
Número de páginas: 304
 
Cuando Padre desaparece de forma inesperada, y en extrañas circunstancias, Roberta, Peter y Phyllis y su madre tienen que abandonar su feliz y holgada vida familiar en Londres para ir a vivir entre estrecheces a una pequeña casita -llamada Tres Chimeneas- en una aldea en el campo. Allí los niños encuentran entretenimiento en una cercana estación de ferrocarril, y hacen amistad con el mismísimo Jefe de Estación, con Perks el Mozo o con el intrigante Anciano Caballero que les saluda puntualmente desde el tren de las 9.15. Pero no logran olvidar el misterio que ha producido tantos cambios en su vida. Madre no quiere decir nada y los chicos saben que es mejor no preguntar pero ¿dónde está Padre? ¿Volverá algún día?
 
 
Descubrí a Edith Nesbit cuando era una niña leyendo su libro Los buscadores de tesoros. En ese momento su historia me cautivó.
Más tarde busqué otros títulos suyos pero desgraciadamente la mayoría de ellos no han sido traducidos al castellano.
Así que cuando leí que la Editorial Berenice había publicado por primera vez en España uno de sus libros me emocioné y no dudé en comprarlo.
 
Los chicos del ferrocarril es una historia para niños (aunque no solo) y sobre niños.
En esta ocasión los protagonistas son tres: Roberta (Bobby), Peter y Phyllis (Phyll).
Su mundo se vuelve del revés cuando su padre, que trabaja para el Gobierno, desaparece sin dejar rastro y deben dejar su hogar en Londres para trasladarse a vivir al campo. Su madre deberá ganarse la vida escribiendo historias infantiles y vendiéndolas a distintos editores mientras que guarda secreto sobre qué le ocurrió a su padre y dónde está realmente.
Supongo que para un niño es difícil de imaginar, pero para el lector adulto el paradero del padre se deja entrever al comienzo de la historia y cuando nos acercamos a su desenlace está ya bastante claro.
Sin embargo, esto no resta emoción y encanto a la narración.
 
Los tres niños son como cualquier niño, traviesos y juguetones, pero también están empapados de esa moralidad victoriana en la que se debía ser respetuoso con los mayores, querer mucho a los progenitores y ayudar siempre al prójimo y al más necesitado.
 
El libro nos va narrando las peripecias de los tres protagonistas con un entorno común: la estación de ferrocarril cercana y quienes transitan y trabajan en ella.
Especial importancia para la historia y para la vida de los niños tendrá el llamado anciano caballero que ayudará a nuestros protagonistas en más de una ocasión.
 
Por poner un pero, quizá los niños sean un pelín ñoños (aunque supongo que los niños victorianos eran así) y también fastidia un poco algunas alusiones a la debilidad de las niñas y a la superioridad (en varios aspectos) del varón frente a la mujer.
 
Por lo demás, es un libro ameno, tierno, entretenido y con final feliz. ¿Qué más se puede pedir?
 
 
* Para los curiosos deciros que hay varias series de televisión basada en el libro:
 
 
* Y aquí os dejo un enlace a la biografía de Edith Nesbit:
 



 
 

11 comentarios:

  1. No lo conocía, ni a la autora tampoco,pero me parece un libro encantador :)
    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Los peros que le iones son muy típicos de aquellas historias así que imagino que están un poco justificados. Lo tendré en cuenta. Besos

    ResponderEliminar
  3. Estaba esperando para ver si el libro era "muy para niños"... Me quedo con dudas por la ñoñería de las niñas, que es algo que me espanta ;)

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Le tenía el ojo echado desde que salió, aunque no sé muy bien qué esperar de él. Admito que no conocía a la autora, pero tal vez esta sea una buena obra para empezar con ella.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Hola!
    Me llama la atención, creo que me gustaría.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Me acaba de tocar en un sorteo. Espero disfrutarlo con mi peque.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  7. Me encantan estas ediciones, me parecen una monería los libros de esta editorial =)
    Lo tengo fichado!

    Besotes

    ResponderEliminar
  8. Me quedo con el título para leerlo con mi hermano, a ver si le gusta.
    Besos:)

    ResponderEliminar
  9. Jejeje, me ha hecho gracia eso de que los niños eran un pelín ñoños, lo victoriano puede tener ese punto aveces. Lo tengo en cuenta para el trabajo que tengo algún niño al que le puede venir bien.
    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Me lo apunto para hacer un regalo, aunque a veces los libros infantiles y juveniles pueden ser más satisfactorios que los adultos. Besos.

    ResponderEliminar
  11. Me gustaría presentaros mis blogs y si os gustan seguirnos mutuamente ¿que opináis?

    Besitos

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario!