miércoles, 21 de mayo de 2014

De vuelta a casa



Autor: Julie Kibler
Editorial: Plaza & Janés
ISBN: 9788401384561
Nº de páginas: 368
Título original: Calling Me Home


Una conmovedora novela sobre las relaciones interraciales, la familia y la amistad, que gira en torno a una gran historia de amor. Una novela narrada a través de las confidencias de dos mujeres tan distintas como unidas: una anciana blanca y su peluquera afroamericana, durante un viaje en coche por Estados Unidos.

Dos mujeres tan distintas como unidas emprenden un largo viaje en coche por Estados Unidos. Sus confidencias lo convertirán en un emocionante recorrido por el pasado y también por el presente.

La anciana señorita Isabelle pide a su peluquera, Dorrie, que la acompañe a la otra punta del país para asistir a un funeral. Aunque esta madre soltera afroamericana de 36 años no podría ser más diferente de su clienta preferida, con los años ambas han desarrollado una complicidad muy especial.

El sur de Estados Unidos a finales de los años treinta es un mundo regido por la segregación. Una adolescente blanca sueña con evadirse del entorno asfixiante de su familia privilegiada y de su pequeña ciudad. Pero cuando se fija en el hijo de la criada negra, su vida da un giro aún más dramático de lo que hubiera podido imaginar. Pronto se verá envuelta en una lucha por seguir los dictados de su corazón a pesar de los peligros y los prejuicios a los que deberá enfrentarse.


Apenas en el mercado este libro llamó mi atención en cuanto leí la sinopsis.
Siempre me han gustado las novelas que hablan de épocas pasadas y más cuando las protagonistas son mujeres.
 
En este caso, el libro tiene dos narradoras y ambas voces se van alternando: Isabelle, una anciana blanca y de clase media-alta y su peluquera negra, Dorrie.
Isabelle esconde un gran secreto y a través de su historia iremos poco a poco conociéndolo. Y gracias a ella Dorrie podrá también afrontar su futuro desde otra perspectiva.
 
El punto de partida es un viaje: Miss Isabelle pide a Dorrie que sea su acompañante a un funeral que tendrá lugar en Cincinnati, a cientos de kilómetros de su hogar.
Dorrie desconoce quién es la persona que ha fallecido, qué relación tiene con la anciana señora y por qué la ha escogido a ella para ese viaje.
Muchas diferencias parecen separar a las dos mujeres; no sólo el color de su piel sino también su educación, su posición y su edad, pero durante el viaje Dorrie irá descubriendo que no son tan distintas como parecía en un principio.
 
Isabelle nos cuenta la historia de su juventud. Estamos a principios de los años 40, ella tiene apenas 17 años y vive en una pequeña ciudad (ficticia) del profundo Sur de EEUU.
La joven es rebelde y está deseosa de conocer mundo. Lucha contra los deseos de su madre que la obligan a estudiar y prepararse para ser una buena esposa y casarse con un joven de buena posición como hizo ella.
Pero Isabelle se enamora de Robert, el joven hijo de Cora, su criada negra. En Estados Unidos en aquella época (y más en la zona donde se desarrolla la historia), los negros eran considerados una amenaza y el matrimonio mixto absolutamente prohibido (es más, se veía como una aberración).
A pesar de todo los jóvenes intentan superar los prejuicios raciales y luchar por sus sentimientos.
 
En un determinado momento, la historia da un giro que, aunque no siendo inesperado, transmite al lector una sensación amarga. Así y todo nos deja un resquicio de luz después de tanta oscuridad.
Nos enseña que el amor verdadero existe y que sólo debemos tener la suerte de encontrarlo.
Esto es lo que la autora quiere mostrarnos a través de la historia de Isabelle y lo que Dorrie también aprende.
 
Como habréis podido apreciar, el libro trata el tema del racismo, pero va mucho más allá. En realidad es un libro que habla de sentimientos, de las distintas formas de ver el mundo, de la falta de comunicación entre padres e hijos, de amistad, de amor y de sacrificio.
 
Por poner algún pequeño "pero" debo decir que la parte del pasado está mucho mejor desarrollada que la del presente. Está claro que es el verdadero corazón de la historia.
El personaje de Dorrie, se ve algo forzado. Se aprecia que Kibler ha intentado crear un paralelismo entre la vida de ambas mujeres, pero no logra convencer.
Además, en las últimas 100 páginas la autora ha puesto toda la carne en el asador para hacer saltar las lágrimas a sus lectores.
Para ser su primer libro, no es perfecto pero cumple su misión con buena nota.


 





10 comentarios:

  1. No lo conocía pero me quedo con ganas de darle una oportunidad, la época pasada y el tema del racismo me parecen interesantes
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Lo tenía anotado por las buenas críticas que tuvo en Estados Unidos y por tu opinión, tengo unas ganas tremendas de leerlo. Besos.

    ResponderEliminar
  3. No conocía este libro. Su temática me atrae, así que si lo encuentro, seguramente caiga.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  4. Cuando hay dos tramas temporales no siempre se acierta a mantener el nivel en ambas. Parece un libro de "lectura fácil", me lo anoto.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Es la segunda reseña positiva que leo de esta novela. Aunque la otra era algo más entusiasta, parece ser una lectura interesante y bien desarrollada. Apuntada queda.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  6. No lo tengo claro que esas cien últimas páginas no auguran nada bueno aunque como dices hay luz. Lo que menos me gusta es el desequilibrio entre las dos épocas. Me lo voy a pensar.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Bueno, no lo descarto, me parece una historia interesante, aunque tenga esos pequeños matices a mejorar, miraré más reseñas.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. La portada es llamativa pero por el momento no termina de llamarme la atencion. Por ahora lo dejo pasar.

    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Pues no me termina de convencer... U.U

    Besotes

    ResponderEliminar
  10. Pues no lo conocía, y pese a los peros, me lo apunto, que me ha llamado bastante. Un beso!

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario!