lunes, 18 de agosto de 2014

Un cadaver en el jardín



Autor: Maria Lang
Editorial: Ediciones B
ISBN: 978-84-406-9647-2
Nº de páginas: 272


Recién casados, Puck y Einar Bure deciden pasar las vacaciones junto con el padre de Puck, Johannes Ekstedt, catedrático excéntrico de Egiptología en la Universidad de Upsala, en el idílico y pequeño pueblo de Skoga. Pero justo en el primer día de estas plácidas vacaciones, Johannes –guiado por la inteligencia de un gato blanco de aires egipcios al que le han puesto el nombre de Tutmosis- encuentra un cadáver en el jardín de la casa en que se alojan.
Será entonces cuando nuestra intrépida heroína, Puck, comience a escudriñar en la pequeña sociedad de Skoga, entre cuyos habitantes descubrirá una sospechosa conexión basada en el odio, los celos y la crueldad siempre acechando bajo la superficie de una impostada apariencia agradable.


Continúo con mi tour por la literatura de misterio y esta vez nos vamos a Suecia con una de las escritoras más conocidas en su país a la que compararon con Agatha Christie, salvando las distancias.

Esta es la segunda novela que leo de Maria Lang y aunque no me parecen tan buenas como las de Christie son entretenidas e ideales para las vacaciones estivales.

En este libro los protagonistas de la novela, Puck y Einar Bure, son un matrimonio recién casado que deciden pasar parte de sus vacaciones/ luna de miel en el pequeño pueblo de Skoga de donde Einar es originario.
En esta ocasión estarán acompañados por el padre de Puck, Johannes,un conocido y reputado egiptólogo.

Todo parece discurrir con tranquilidad hasta que la paz se ve interrumpida por la aparición de un cadáver en el jardín de su casa. Éste no es otro que el hijo de uno de sus vecinos, un joven bastante popular en el pueblo pero con un pasado algo turbio.
A partir de aquí, Einar, Puck y varios conocidos (entre ellos su amigo el comisario de policía Christer Wijk) comenzarán una serie de pesquisas que les llevarán a descubrir quién es el asesino y por qué se ha cometido tan terrible crimen.

La forma de escribir de Lang (si la comparamos con Agatha Christie y aunque las comparaciones son odiosas) no es tan fluida como la de la inglesa ni sus personajes tan peculiares ni trabajados. Ni Puck es Poirot ni se acerca de lejos.
Lo cierto es que aunque el libro es bastante ameno, en mi opinión, le sobra alguna que otra descripción y la autora se entretiene en muchos ocasiones en detalles que no aportan gran cosa a la narración.
A diferencia de otras novelas aquí el lector no va encontrando pistas que le puedan llevar a deducir quién es el asesino sino que la resolución del caso ocurre sin más en unas pocas páginas.
Además, el carácter de los personajes (algo simples y "sin sangre") no ayuda demasiado a empatizar con ellos.
 
Pese a que mi crítica puede parecer negativa, como ya he dicho, la novela no está mal, se deja leer y como además no es muy larga no os robará demasiado tiempo y servirá para desconectar de otras lecturas más "sesudas".



 



8 comentarios:

  1. Hola!
    Tiene buena pinta, pero no nos termina de convencer la forma de llevar el misterio de la autora. Gracias por la reseña!

    Un besazo!! ^^

    ResponderEliminar
  2. Ya vemos de dónde sacó la inspiración una tal Lackberg, jaja.

    ResponderEliminar
  3. No termina de convencerme. Pero la portada es muy chula.;-)

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. No me llama, por ahora lo voy a dejar pasar.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. No termina de convencerme tampoco, así que esta vez lo dejo pasar.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  6. Pues tiene buena pinta, no lo conocía! =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  7. Justo ayer lo vi en la librería, pero no me convenció demasiado, y vistos los peros que le pones, me parece que no se va a venir a casa conmigo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Aunque parece una lectura muy propia de esta época veraniega creo que prefiero releer a Agatha Christie, me gusta más su estilo, y por lo que cuentas María Lang se aleja un poco de él.

    Besos

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario!