domingo, 4 de octubre de 2015

Las cuatro gracias



Autor: D.E.Stevenson
Editorial: Alba
Colección: Rara Avis
ISBN: 9788490650790              
Nº de páginas: 312
Título original: The Four Graces
 
Aunque la señorita Buncle, ya señora Abbott, solo hace una mínima aparición aquí en la boda de Archie y Jane, al principio de la novela, Las cuatro Gracias (1946) prosigue el ciclo de Wandlebury con la habitual desenvoltura, ingenio y dotes de observación de D. E. Stevenson. Ahora la autora centra su atención en el señor Grace, el vicario de Chevis Green, un pueblecito cercano a Wandlebury, y en sus cuatro hijas: Liz, Sal, Tilly y Addie. Éstas tienen cada una su carácter, pero comparten «una forma de pensar especial, de sombrerero loco, rápida, intuitiva y ligeramente ilógica». Juntos, padre e hijas deben hacer frente a las circunstancias de la Segunda Guerra Mundial y a todos los cambios que se han precipitado en su apacible comunidad. Entre ellos, la presencia de una tía imperiosa que huye de los bombardeos de Londres, las visitas de un joven capitán enamoradizo, las incursiones de un patoso arqueólogo en busca de restos romanos y las vicisitudes de un niño refugiado.
Esta nueva galería de personajes compone la atmósfera minuciosa que ya sabemos que se respira en los hogares descritos por D. E. Stevenson… sin olvidar que, como se dice en el prólogo escrito por la autora, «hasta las mejores personas guardan un murciélago en el campanario».
 
 
Leí este libro durante mis vacaciones de verano y aunque me pareció ideal para la fecha en la que estábamos, ya que es un libro sencillo, fácil de leer y ameno, debo confesar que me pareció algo más flojo que sus antecesores.
 
Podemos decir que es la cuarta novela de la serie que se inició con El libro de la señorita Buncle, aunque como bien se dice en la sinopsis, la aparición de ésta es testimonial.
 
La novela se basa en las vicisitudes de las cuatro hermanas Grace, hijas del vicario de Chevis Green, a cada cual, según se comenta, más agraciada y encantadora.
Cada una ha tomado un rumbo distinto en la vida aunque todas hacen causa común para apoyar a su padre e intentar librarlo de una inesperada y poco apetecible visita: una tía algo pesada que se instala en su casa con la intención de no abandonarla jamás.
 
Estas y otras vicisitudes son las que viven nuestras protagonistas que al mismo tiempo que nos narran las penosas circunstancias de la II Guerra Mundial, el racionamiento y demás penurias, nos hacen partícipes de sus historias de amor, aventuras y desventuras.
 
No es un mal libro, en absoluto. Como ya he apuntado la lectura es muy agradable y Stevenson tiene arte a la hora de narrar, eso nadie lo discute, pero quizá la historia se me haya quedado un pelín corta.
 
Para hacerlo más claro os señalaré mis pros y contras de la novela.
 
A favor:
Algunos de los personajes de los libros anteriores vuelven a aparecer aquí, lo cual es de agradecer.
La historia se desarrolla en la misma comunidad en la que reside Barbara Abbott
El entorno, el toque inglés y todos esos detalles que a mi me gustan están, por tanto, más que asegurados.
 
En contra:
No hay demasiado argumento. Quiero decir, la novela transcurre apaciblemente hasta su fin pero sin demasiado que contar.
Lo dicho, es un libro agradable pero que no deja demasiada huella.
 
Sin embargo, la atmósfera, las cuatro hermanas y el resto de personajes secundarios de una manera u otra te cautivan (especialmente el bueno de William Single, al que se le coge cariño rápidamente).
 
Por todo esto, sí, la recomiendo. Pasaréis unas horas agradables y os olvidaréis de las preocupaciones.
 
¿Qué más se puede pedir?